jueves, 27 de septiembre de 2007

Adiós a Bariloche!

Adiós a Bariloche!
Después de rodar mas de 4000 kilómetros en 12 días, de nuevo escribo desde la casa de los primos en Buenos Aires.
El otro día actualicé desde el hotel donde pasamos la última noche de ruta, y hoy veo que no está esa entrada, no me pregunten qué pasó, porque yo la vi publicada!.
Los días de Bariloche quedarán en mi memoria para siempre, porque fueron inolvidables.
La idea inicial era pasar tres o cuatro, y acabamos pasando 7 inolvidables días en esa ciudad a orillas del lago Nahuel Huapi.
Sin pretenderlo, en estos días he conocido varios pueblos por los cuales pasó Ernesto "Ché" Guevara con su amigo Alberto Granado en la motocicleta que apodaron la "Ponderosa" -y en honor de la cual, imagino, vi por la zona muchas estancias con ese nombre-. Tales pueblos, de los que habla en el libro que escribió en la aventura (Diarios de motocilcleta) son: Junín de los Andes, San Martín de los Andes, Villa La Angostura, y San Carlos de Bariloche. Si unos son bonitos, otros lo son mas. Perdidos en medio de niguna parte, me imagino lo que podrían haber sido cuando pasó por aquí el Ché, allá por el año 1952.
Recorrer mas de cien kilómetros alrededor del mismo lago -el Nahuel Huapi-, me ha hecho replantearme el concepto de "lago" que tenía yo que solo conocía los de Covadonga en Asturias y el de San Mauricio, en Cataluña.
Cada rincón, cada paisaje, cada vista, todo me sorprendió y enamoró. ¿Quien no ha soñado alguna vez con vivir en una cabaña frente a un hermoso lago?, aquí muchos son los privilegiados que lo hacen. Y nosotros, por una semanita, pudimos disfrutar de lo mas parecido -la cabaña si, el lago no lo teníamos a la vista, pero en tres minutos de paseo llegábamos a el-.
El ser temporada baja ya, nos permitió encontrar la cabaña por unos 120 pesos por día, que entre tres, y con el cambio, me suponían 10 euros por noche (mas o menos lo que pagaría por lo mismo allá por el Pirineo catalán, je je je). Pinotea era el nombre de las cabañas en las que nos albergamos, una bonita opción si queréis acercaros por allá...
Excursiones, "picadas" acompañadas de cervezas artesanales, buenas cenas, deporte de nieve -snowboard-, no paramos un momento, y aún así dejamos muchas cosas por hacer y ver.
El regreso lo tomamos con calma, y lo hicimos en tres días. La primera noche la hicimos en General Roca, tras disfrutar de un espectacular atardecer en El Chocón, ¡cuánto tiempo hacía que no me emocionaba con un espectáculo natural así!. Fue toda una aventura llegar al punto desde el cual nos extasiamos con l apuesta de sol, porque se accedía por una pista de "ripio" como llaman aquí a lo que está sin asfaltar. La zona es conocida por ser uno de los puntos donde mas hallazgos de huellas de dinosaurios hay. No es difícil imaginarse a aquellos gigantescos seres paseando a sus anchas por este rincón.
La segunda noche la pasamos en Tres Arroyos, tras dejar atrás las provincias de Neuquén y Rio Negro, comer en la ciudad de Bahía Blanca, y acercarnos a ver el final del día en la bahía del mismo nombre a la altura del pueblo de Punta Alta.
Ya de nuevo en Buenos Aires, me empiezo a dar cuanta de que ya empieza la cuenta atrás para la hora del regreso. Apenas he visto a muchos familiares, y el próximo fin de semana me haré una escapada a Mar del Plata si todo va según los planes.
Aquí os dejo un enlace a mis álbums web de picasa, con un pequeño aperitivo de las "pocas" fotos que hice.
Besos a tod@s.

3 comentarios:

John dijo...

Hola guapo,

Que envidia! y no es de la sana, que eso no existe. Me enamoré de Bariloche. Compremonos una cabaña y quedemonos a vivir alli, que paz.
Claro, con razón los argentinos hablan tan pausadamente, viviendo en ese entorno...
Muchos besos corazón, se te echa de menos, cuando pienses en el retorno y te pongas triston acuerdate que aqui "tu familia" te espera. Nuria, John y superahijada

John dijo...

lo de arriba lo ha escrito Nuria, que no quiero yo que pienses que te estoy tirando los tejos, asi que de cabañita, na de na.
Saludos John

Sixto dijo...

Vaya por dios!!!, yo que me hacía ilusiones!!!!, ja ja ja.
Y hablando de ilusiones... que ilu ver que alguien se ha dignao a dejar algo escrito por aqui!!!.
Ni qué decir que yo también echo de menos a "mi familia", y que tengo unas ganas enormes de comer a besos a mi superahijada!!!
Os quiero un montón, a los tres!